viernes, 25 de abril de 2014

Ciclos



El ciclo se cierra

como una tríada de pétalos

quemados por la aurora.

 

Un ciclo se incinera

como circunferencia

agredida por los años.

 

Una vuelta es el retorno

de las aparentes horas

sobrevolando los misterios.

 

El rugido del animal herido

regresa al vientre de la tierra,

así como el círculo se cierra.

La saciada boca

de una vulva de carne reluciente.

 

El mediodía de la implacable luz,

brava, luz salvajemente alborotada

en el final de los principios,

de las muertes pequeñas

en lodosos remolinos.

 

Un ciclo se cierra

y otro más aquí comienza,

como cada una de estas letras

en su angosta concha de palabras.


       *     *     *

No hay comentarios.:

Publicar un comentario