martes, 5 de enero de 2016

LOS GÓLEMS


Auguste Rodin, El pensador.


El aplastante mundo

dirige su rígido mármol

para capturar hombres-avispa,

hombres minúsculos como un grano de sal

pero menos dolorosos que la herida pétrea

que se abre por la hostilidad de los beodos,

siempre atentos desde su pequeñez

para bloquear al elevado,

a los sublimes, a los despiertos.

 

Este mundo sería otro

sin aquellos que estercolan las verdades.

Esta tierra devastada sería distinta

sin aquellos que erosionan sus entrañas.

 

La idiotez de los hombres

inmolados por la piedra de la impertinencia,

es la misma que ha perforado

el dulce suelo de los afligidos.

 

¡Gólems en desmoronamiento!

Muchedumbre de término medio

¡Mediocres!

Trozos de sucio pedernal

inutilizados para el fuego.

 

¡Dejen en paz a los herederos de la luz!

Dejen en paz

a los que aman sin medida cada hoja

de este jardín desecho en sus pezuñas.



                     *              *             *