sábado, 29 de febrero de 2020

FRUTO AMBIGUO (soneto)


Húmeda oliva en párpado refugia

 las cenizas de un fuego universal.

Bajo la bruma canta mi quetzal

practicando una suave metalurgia.

 

Posada un alba está en el pastizal

brillando boquiabierta, dramaturgia,

cavidad del amante, mi liturgia

y cruel desquicio atado con pergal.

 

Astilla de una luz evocadora

de la mar el sueño, de la ola sal.

Fundición de mis siluetas aflora.

 

Sobre el petate dentro del jacal,

Cerca del metate el amor implora

su fruto ambiguo, aroma natural.